domingo, 13 de septiembre de 2009

Fuenfría y trialera buena a Cercedilla

Si hay alguien al otro lado que sepa cómo se llama la trialera que baja a Cercedilla desde más allá de Marichiva (no el primer desvío, ni el segundo, sino el tercero) y que está marcada con un punto rojo, que nos lo desvele. Hacía unos cuantos años que la habíamos bajado, y ya era hora de disfrutarla de nuevo.

El caso es que, por circunstancias, habíamos salido solitos sherpa-cuñao-Sherpa y yo desde Revenga. Como desde el principio era cuesta arriba, empezamos despacito. Al tomar la "calzada" ya nos animamos y el ritmo ya era de campeones. Rápido pero sin agobios y con la temperatura perfecta (nos queda poco verano ya) la subida fue muy agradable (¡Veeeenga, vaaale, también por la compañía! Aunque no por la conversación, que ya nos hemos dicho todo).

Al llegar a la Fuente de la Reina nos esperaba el grueso del grupo (no me refiero a nadie en concreto, que nadie se mosquee) además de tres mil millones de bikers más. Entre ellos, Dale Pedale con su eterna Cannondale. Es un tío fiel, si señor.
Con los sherpas estaba Alberto. (Hola, Alberto). Está preparándose el examen de ingreso. Le hemos puesto de tareas unas bajaditas, que tiene que coger confianza, que es un tema que tiene flojo y debe repasar. Las subidas, por el contrario, parece que las va a aprobar fácil.
Subimos a la Fuenfría. Subida rápida y cómoda. La verdad es que, charla que te charla, no te das ni cuenta, sobre todo, si las piernas están bien. Al llegar al puerto, sh-Rino y yo, a toda leche, pasamos debajo de unos árboles y yo, sin darme cuenta de que alzo algo más de lo normal, me dí un tremendo coscorrón con una señora-rama (de las que no son flexibles, de las de verdad). El ruido hizo volverse a los que allí estaban, que no eran pocos. Si no llego a llevar el casco, palabra que creo que allí me quedo.

Bueno, Sh-Sh y yo teníamos pensado volvernos (inexcusables compromisos familiares), pero una vez más fuimos convencidos sin mediar demasiada insistencia. Si llega a estar Ete, SEGURO que nos volvemos a casa. El caso es que tiramos para Marichiva buscando la famosa trialera.
Aunque creemos que la cabecera del camino era distinta que la que tomamos hace unos años, tiramos para abajo. Como todos los caminos en esta época, estaba muy seco y suelto, pero también, muy divertido y variado: ramas, piedras sueltas, gordas y menudas, rocas, astillas, polvareda, raíces...
Delante iba la guardería-sherpa, comandada por el profe-Xomin. De alumnos aventajados, Rinoceronte y Mario que, aunque recién salido del cascarón, baja que se las pela. Detrás ya íbamos sherpa-Sherpa y yo, algo más cautos, pero también disfrutando un montón, lo cual no quiere decir que de vez en vez, no soltara el susodicho sh-Sh maldiciones e improperios en varios idiomas. Más atrás, sufriendo un poquillo (pero contento el tío), Alberto.
Aprovechando que se habían dejado el celebro (cerebro) en casa, brincos y cabriolas varias. En la instantánea vemos a sherpita-Mario en pleno despegue. Lo peligroso de la situación era que la "pista de aterrizaje" era corta y llena de arena. Obtuvo una discutida puntuación de 9'25.
Etapa que podríamos calificar de la Señorita Pepis (¡qué ilusión!), pero divertida. De vez en cuando, una etapa cortita y divertida se agradece, que no todo es sufrir.

Fue al sentarnos a tomar unas cervecitas cuando apareció, como por arte de magia, el sherpa-Kalambrines saludando a diestro y siniestro. Desde aquí le mando un saludo. Una apuesta: ¡a que estás leyendo esta crónica sentado en el trono! ¡¡¡Aque sí!!!
Para terminar, la foto-testimonio de la semana: al final de la escalera, la yeti del sh-Xomin momentos después de descabalgar a su jinete. Éste desapareció misteriosamente por las escaleras de la izquierda, que no se ven.
Queda pendiente una explicación gráfica de la foto de la mochila del sh-Rocinante, que dice que no ve nada raro. ¡Tienes menos imaginación que un colchón!.

...Y esa explicación que os debo, os la voy a pagar:

video
¿Ya lo ves?

6 comentarios:

  1. No es la del segundo pilon que llaman los castizos?

    ResponderEliminar
  2. No sé si pilón, pero sí que había casi enfrente, algo más atrás, un murete que no sé si era un pilón, una fuente o algo así...

    ResponderEliminar
  3. Hola bicicleters,
    Ayer a flaca y yo nos dimos un paseito carreteril, aunque la Conor está rabiosa y con zatato nuevo en los cuartos traseros. La pena es que este finde y el q viene son las fiestas de Nava y la dejaré en cuarentena.

    Os mando una noticia que ha salido hoy. Habrá que hacerla uno de esos días gélidos de nuestro invierno. Dice algo de Vía Verde; ¿sabéis algo? ¿harán por fin vía verde hasta Medina?
    http://www.eladelantado.com/noticia/local/87539/El-Camino-Natural-del-Eresma--será-una-realidad-en-noviembre

    Por cierto, el viernes estuve con Astolfi viendo la banda de la LEGIÓN, dice que subían a 120 pasos/min. Me vino un cierto recuerdo rondeño. Id entrenando que tenemos que este año vamos a reservar cena y merienda dp de la marcha.

    Besos sin amor, Pedro.

    ResponderEliminar
  4. Habrá que preguntar al agente infiltrado que tenemos en la Dipu. Ete, ¿sabes algo?¿No nos estarás ocultando alguna información?

    ResponderEliminar
  5. Que buenas vuestras cronicas cada día me rio más, jejejeje.

    ResponderEliminar

Hala, escribe sin pasar por moderación de comentarios (siempre que la entrada sea reciente). Ya no tienes excusas:

Trialera: Dícese de la parte del camino donde tus huevos abandonan su lugar para hacerle compañia a la garganta.