miércoles, 15 de mayo de 2013

Cielos de una primavera caprichosa

Cielos de Robledo, Valsaín, La Granja, Segovia. En tardes así, la bici se convierte en un amplificador de sensaciones.


Los Siete Picos recién espolvoreados


La Pradera de Valsaín



La Máquina Vieja

La Mujer Muerta

Ella

 Y las pilas cargadas para lo que resta de semana...

2 comentarios:

  1. Cielos qué cielos!!
    Carga bien las pilas que el domingo subimos a Majalasna, confirma con Domingo.

    ResponderEliminar

Hala, escribe sin pasar por moderación de comentarios (siempre que la entrada sea reciente). Ya no tienes excusas:

Trialera: Dícese de la parte del camino donde tus huevos abandonan su lugar para hacerle compañia a la garganta.