domingo, 6 de marzo de 2011

Azul arriba; abajo nieve, barro y caca

Cuando nos pusimos en marcha el sherpa-Sherpa, Ete y yo, el cielo era de un azul quehacíadaño y hacía tiempo que ya estaban pedaleando Chomin y Adri. Parece que sh-Ch ha tomado a éste último como pupilo y le está moldeando a su imagen y semejanza: ¡Está creando un monstruo!.

Nosotros, a nuestro aire. ¡Y menos mal! Porque estos sherpas traidores pretendían salir a correr, para seguir con su preparación de la Media Maratón.


Les convencí fácilmente, pues después de una semana enfermito, no quería hacer grandes esfuerzos ni madrugar. Así que allí estábamos los tres, a las tantas y pico, con el sol bien alto, después de la nevada del otro día.
Tomamos directamente el camino de los Tanques: Sol, barro y humedad, pero no se iba mal.


En la peor zona, pasamos por el camino recientemente acondicionado, sobre el que el sh-Sherpa me ha prometido unas líneas encomiásticas que pondré aquí seguido.

Si está mal, pasamos por el caminillo.
A la altura de Santillana nos encontramos con un grupo de la Caja de Ahorros que estaba de jornada campestre. Entre los animados integrantes se encontraba Pedro "Capi", que nos saludó y con el que charlamos un rato.


Subiendo hacia la Fuente de San Pedro el terreno seguía estando blando y, aunque se traccionaba mal, todavía se podía pedalear.


A media cuesta un inaguantable olor me hizo lanzar un montón de improperios y un sinfín de palabras gruesas contra el sherpa-Sherpa. Me extrañaba que el olor no hubiera estado precedido por el acostumbrado truno; pronto me di cuenta que no era él el culpable (por una vez).

Crisis is over for it (A éste ya no le preocupa el IPC)
Desde este punto la cosa cambió. La foto está hecha en el paso de piedras a partir del cual el estado de la nieve hacía difícil el disfrute sobre la bici. Por cierto, aquí me llamó Chomin y, cuando me quise dar cuenta, los traidores habían desaparecido de mi vista. Esta vez ni siquiera dijeron eso de "si eso, vamos tirando si no te importa".


Aquí estaban detenidos (dicen que esperándome) sin saber si continuar o no. Hasta la pista de la Cruz de la Gallega nos quedaba una ladera cubierta de una nieve que tenía muy mala pinta. Y a partir de este punto, no había huellas que nos facilitaran el pedaleo.

Ya que estamos...


Algún pequeño tramo sí que se podía ciclar, pero la mayoría de la subida fue arrastrando la bici. Y "arrastrando" quiere decir "arrastrando", porque como casi siempre, la nieve se acumulaba en el puente trasero y bloqueaba la rueda.


Los sherpas, dejando huella.
De repente, sin saber cómo ni por qué, ocurrió lo inesperado. El pobre sh-Sh perdió el equilibrio y sufrió una escalofriante caída, que no estaba preparada ni nada. La bici, inexplicablemente quedó en pie mientras el jinete rodaba y rodaba por llanuras, collados y barrancas durante cientos de miles de metros de desenfrenada caída.

Estamos mu-tontos. Pero es que la nieve lo pedía a gritos.
Aquí podéis ver un vídeo de otra caída múltiple, en el mismo sitio y, también, sin preparar.


Tan jartísimos estábamos de arrastrar las bicis, que en un momento el sh-Sh se echó la burra a la chepa. No era mala la idea. En la foto puede parecer que la nieve no estaba mal, pero sus aseguro que no había manera. Un poco más arriba, Ete y yo metimos la patita hasta mismísima la rodilla.





Para estas etapillas, tanto las Shimano como las North Wave son adminículos que se agradecen. Llegar a casa como croquetas, pero con los pieses sequitos es un lujo. Y este año sí que las estamos amortizando bien.


Llevábamos pocos kilometros, pero el Sherpa nos propuso unas cervecitas y Ete... (no os lo váis a creer) ...Ete... ¡¡¡tenía prisa!!!. Así que acordamos tirar por la Nunca-Bien-Ponderada hacia Revenga, luego por el Soto hasta Hontoria.

Foto en la pista, arriba, utilizando la técnica de la panorámica-encojía.

360º reconcentrados en 1000 pixels de ancho.
El pantano de Revenga... ¡¡¡está lleno!!!

Ya en el Cuartel General Sherpa, repaso a las bicis antes de las cervecitas.


Y fijarsus quiénes aparecieron al final. Hicieron una etapa más larga, pero también terminaron bastante hartos de la mezcla de nieve, barro y caca de vaca (a partes iguales) que componían el terreno de bajada desde la Cruz de la Gallega. Terreno que bajamos todos con la boca completamente cerrada y sin pasar de 110 km/h.


Es verdad que nos ha salido una birria de etapa, pero es que viendo lo que hay, se te quitan las ganas ¿no?.
'Stostó. La crónica -a la espera del mini-vídeo- no da para más, amigos.

 


2 comentarios:

  1. Me ha encantado el video!!!!!!!!!
    ja,ja,ja,ja
    A DISFRUTAR!!!!
    Sois estupendos!!!!
    Había un rato largo de nieve....
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, muy bueno el video y el titulo del mismo.

    ResponderEliminar

Hala, escribe sin pasar por moderación de comentarios (siempre que la entrada sea reciente). Ya no tienes excusas:

Trialera: Dícese de la parte del camino donde tus huevos abandonan su lugar para hacerle compañia a la garganta.